LILITH

LA DAMA OSCURA (2)

EL MITO DE LILITH O LA PRIMERA MUJER DEL MUNDO.

LA DIOSA DESTERRADA.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Author: Kababelan

© 2005

 

Aquí vemos  a Lilith como Señora de la Serpiente, otra de las denominaciones que se dio a la Suma Sacerdotisa de la Antigua Religión de la Diosa.

Alquimia y transmutación. Vida y muerte. Conocer y bajar al Profundo Oscuro para rescatar la Luz.

Tras los mitos se halla la génesis y la arquitectura tanto del Subconsciente como de los Arquetipos Rectores del Supraconsciente. 

 

Lilith, la mujer serpiente, conocedora de los secretos, tentando a la nueva madre de la humanidad (según la versión religiosa tradicional). En realidad la supuesta caída en el pecado es el argumento que los patriarcalistas inventaron para sojuzgar a la masa humana, mediante la herramienta del vergonzoso sentimiento de culpa. La humanidad no sufre por poseer el conocimiento sino por carecer de él. Cuando Adán y Eva tomaron el fruto prohibido dieron el primer paso hacia la sabiduría y la libertad, por ello el Dios patriarcal los desterró también a ellos, pues temía que si se quedaban ahora en el Paraíso probaran el fruto del Segundo Árbol y entonces alcanzarían la igualdad con los dioses. Desde luego el fruto no era ninguna manzana, pues ningún texto menciona la clave de que es ese fruto.

Aquí la Dama Oscura aparece vestida con túnica blanca, una lechuza de la sabiduría y una perla de luz en su mano, que simboliza el poder del grial que ha obtenido. Se encuentra caminando sobre una verde tierra y en el cielo aparece la luna representado el poder divino de la diosa. Lilith ha sido pintada aquí como anciana sabia, como la reina de las sacerdotisas de Matronit.

 

 

 

 

 

 

En esta pintura moderna, posiblemente de Luis Royo, Lilith es representada como una joven guerrera seductora. La imaginación sensual del artista no olvida incluir en este tentador dibujo a la serpiente prohibida y representante del supuesto mal así como una estrella de cinco puntas invertida, asimismo símbolo tradicional de lo diabólico. Por algo Lilith es calificada como la Reina de los Infiernos y de todas las brujas.

 

 

De nuevo Lilith como inductora de la caída en el pecado de la segunda pareja del paraíso y la posterior expulsión de ésta por el furioso dios patriarcal.

 

En este cuadro titulado Lilith  el artista ha representado a una mujer peinando sus largos cabellos rojizos en actitud de ensoñamiento. ¿Cuales serán los pensamientos de la dama? ¿Que añora, que busca, que espera? Muchos se han inspirado en este mito de la primera mujer del mundo, la verdadera Eva ancestral, la Eva auténtica al margen de la autoridad religiosa establecida, fuera del buen orden de la ortodoxia del bien y el mal. La desafiadora de los dioses que ha probado el fruto del Segundo Árbol y ha alcanzado el destino prohibido de la raza humana. Únicamente ella fue fiel a la Diosa cuando el mundo giró hacia la teología patriarcalista. 

 

 

 

 

Otra mujer de largos cabellos rojizos. ¿Lilith o Magdalena? Parece como si los artistas utilizaran los mismos elementos estéticos para representarlas a ambas. ¿Tal vez  estaban en el mismo bando? ¿Quizá las dos simbolizan a las sacerdotisas de la Diosa Desterrada?

    Estos dos cuadros representan a la Magdalena evangélica, la sacerdotisa Myriam. Pero recuerdan curiosamente a Lilith en pos del conocimiento y la libertad. 

La sacerdotisa portadora del fuego de los dioses, al igual que el Prometeo mitológico de la Grecia clásica.

 

Frente a la mujer dominada y sometida por el Hombre y su Dios, la indómita Lilith se rebela, reivindicando su igualdad y libertad. Cuando ésta se le deniega Lilith abandona a sus dominadores y deambula buscando forzadamente un poder y un conocimiento que la redima. Es la opresión lo que la despierta y activa su corazón para iniciar la Búsqueda.

 

Abandona por propia voluntad el Paraíso para caminar errante en pos de su propia esencia divina femenina oculta. Irá en busca de la Diosa Perdida, la Señora que mora en el interior de su alma, hasta que logre volverla a manifestar en el mundo de la forma y del tiempo.

Por ello será marcada por toda la eternidad, y se le atribuirá rendir culto a Demonios y dioses infernales. Más ella sólo busca redimir su propia esencia y ser una de nuevo con la genuina Diosa Creadora.

 

 

 

Lilith se enfrentará durante una eternidad a todos los peligros del universo, hasta los confines de la creación, en busca del conocimiento prohibido, y en busca de Matronit, la diosa o arquetipo perdido. Su extrema soledad nunca vencerá su ánimo. Descendiendo a lo más profundo aprenderá todos los conocimientos y secretos, por ella misma, fuera de las fuentes selladas y prohibidas del Paraíso. Así lo recogen las viejas leyendas. A pesar de su vagabundeo solitario recupera el poder supremo que los humanos guardan potencialmente dormido y cerrado en códigos sellados. 

 

 

¿Donde se halla la magia de los dioses? ¿Cual es su secreto? ¿Que hay más allá del Paraíso, más allá del tiempo, más allá de las formas perecederas del mundo? ¿Cual es el secreto que oculta la creación humana? ¿Cual es el destino para el que hemos sido puestos en el universo? ¿Quienes son nuestros verdaderos creadores?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Porqué se dice que nuestras almas duermen? ¿Quien ha originado ese sueño? ¿Que hay tras el despertar?

 

 

 

 

 

 

 

 

La Dama Oscura, la antigua Lilith, será para la vieja leyenda la sierva fiel de Matronit. Y tras su empeño una parte del universo la seguirá. Será la Madre de una creación paralela al mundo del dios patriarcalista. Será la primera de las sacerdotisas de Shekinah_Matronit, la primera guardiana del Grial en el mundo de la forma, del espacio y el tiempo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lilith conocerá los secretos para despertar el alma dormida de la raza humana, para redimir a  la creación del sueño impuesto por los dioses.

 

 

Como sacerdotisa de la Diosa vencerá a todos los demonios y fuerzas ciegas del universo, alcanzando el poder y la libertad al igual que los dioses.

 

Esta épica lucha cósmica ya aparece recogida en primitivas pinturas de diversos pueblos aborígenes de la tierra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mujer o diablo, sacerdotisa o hechicera, tentadora o redentora, poder luciferino o guerrera de la luz. Tal vez todo en un mismo arquetipo.

 

 

 

Las guardianas del secreto, las portadoras del grial, siguen a una Dama desconocida, a una Maga portentosa. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De nuevo una antiquísima representación de Lilith, un relieve en terracota, hallada por los arqueólogos en el siglo pasado. Su antigüedad es con mucho superior a los tres mil años. La figura se halla plantada sobre un par de leones o hienas, y por supuesto como todos sabemos el león es un ancestral símbolo de la soberanía (y las hienas el depredador proscrito).

 

 

 

 

 

 

 

Esta composición moderna de la Lilith es un montaje fotográfico de una mujer desnuda con las piedras del círculo de Stonhenge como motivo del paisaje y el símbolo de la diosa-luna en la parte superior. Al fondo el universo y tal vez un sol radiante.

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquí la misma imagen de Lilith anterior pero con un texto en el pie diferente. Datada en unos 40 siglos de antigüedad.

 

 

 

 

 

                                        Una pintura actual coloreada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta versión romántica de Lilith como mujer-serpiente es una pintura muy conocida y ha sido portada de algunos libros feministas o reivindicativos de la libertad y el protagonismo de la mujer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Restos de una antigua estatua de Lilith, probablemente del periodo clásico helenístico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otra fotografía del famoso relieve de terracota. Aquí se ven con mayor claridad todos los elementos simbólicos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El mismo relieve en figura de metal.

 

 

 

Múltiples copias para turistas y coleccionistas.

 

 

 

Una ensoñación moderna de la dama tentadora, la mujer luciferina.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En este dibujo Lilith aparece dominando sobre los monstruos infernales. Podríamos decir que representa su poder sobre las fuerzas del inframundo y del subconsciente.

 

De ahí a representar a Lilith como una especie de vampira  sólo va un paso. Desde la antigüedad todo lo prohibido ha sido asociado a este ser proscrito por la religión oficial. Símbolo de la maldad para unos, símbolo de la rebeldía y de la evolución para otros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PORTAL

 

LA SEÑORA

 

 

LAS SACERDOTISAS DE LA DIOSA

 

LAS HIJAS DE LA NOCHE

 

EL REINO OSCURO

 

LA DAMA OSCURA

LILITH

 

LA DIOSA DE LA TIERRA

 

EL CICLO DE LA SACERDOTISA

 

EL CÍRCULO: VERSIÓN 5

 

EL CÍRCULO: VERSIÓN 3

 

CUADERNOS LUCIFERIANOS

 

 

Con una última imagen terminamos, pues podríamos seguir durante mucho tiempo con las innumerables representaciones del mito.

(Desde luego esta última imagen no puede ser sino de Luis Royo, uno de los mejores dibujantes de la sensualidad femenina del mundo)

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO ESTA PÁGINA Y QUE NADIE TENGA PESADILLAS POR ELLO.

LA DAMA OSCURA NO ES EL MAL, SINO QUE POSEE UN SECRETO QUE MUCHOS QUIEREN PROHIBIR.

DESDE LA TENEBROSA NOCHE DE LOS TIEMPOS, DESDE EL ORIGEN DE LA CIVILIZACIÓN, O AL MENOS DE NUESTRA CIVILIZACIÓN.

PERO TODO ESTO ACONTECE EN LA MENTE. ESPERO QUE NADIE PIENSE QUE HABLAMOS DE SERES DE CARNE Y HUESO. LA MENTE ES LA CREADORA DE LA REALIDAD Y LILITH SI EXISTE SE ENCUENTRA EN LAS PROFUNDIDADES OSCURAS DE NUESTRO INTERIOR.

Author: kababelan © 2005